Ilumina la Navidad de sacerdotes jubilados

Publicado: December 20, 2021

In English

La colecta anual de Navidad es la fuente principal de ingresos para el Fondo para el Bienestar del Clero, que apoya a los sacerdotes jubilados y enfermos de la Diócesis de Little Rock. Esta colecta especial se tomará durante todas las Misas en las parroquias católicas de Arkansas durante la Nochebuena y el Día de Navidad.

Según el periódico Arkansas Catholic, este fondo satisface las necesidades de los sacerdotes ancianos que ya no atienden una parroquia, al igual que aquellos que se han enfermado y que no pueden realizar sus deberes sacerdotales. Esto incluye proporcionarles arreglos de vivienda, alimentos, cuidado de salud, transporte y cuidado al final de la vida.

Aunque la diócesis reserva fondos para los sacerdotes enfermos, 95 por ciento de ese dinero se destina a nuestros 17 sacerdotes jubilados, que ahora llamamos sacerdotes mayores. En 2020, $511,239 fueron recaudados en la Navidad para este fondo. Lea Arkansas Catholic para aprender más sobre cómo se utiliza el dinero.

“Agradezco mucho su generosidad hacia su parroquia y la Diócesis en un tiempo cuando mucha gente enfrentó y continúa enfrentando sus propias dificultades económicas”, escribió el Obispo Anthony B. Taylor en una carta para ser leída en todas las Misas de Navidad. “Su apoyo nos ayudará a continuar ofreciendo beneficios a nuestros sacerdotes jubilados y para futuras obligaciones”.

“¡Ruego diariamente por ustedes y sus seres queridos! Que encuentren la paz y la alegría de Cristo en este tiempo de Navidad y cada día del año nuevo”, añadió.

Seis de los sacerdotes mayores radican en la residencia St. John Manor, ubicada en el Edificio Fitzgerald en el campus del Centro Católico San Juan en Little Rock. Cada uno cuenta con un apartamento con una sala, habitación y baño privado. Ellos comen sus comidas en un comedor en común y cuentan con una sala en común para ver televisión, leer y jugar billar. Marc Ríos, encargado residente, compartió con Arkansas Catholic que la vida en la residencia no es extravagante.

“Muchos de estos sacerdotes no tienen nada. Como sacerdotes diocesanos, ellos no tienen sus propios muebles. Cuando se mudan de parroquia en parroquia, todo se les proporciona. Así que no acumulan muchos bienes físicos. Algunas veces ellos llegan aquí con la ropa que tienen solamente y algunos artículos, así que podemos proporcionarles un apartamento completamente amueblado, alguien que lave su ropa, alguien que los alimente, alguien que limpie sus apartamentos. Y ellos están muy agradecidos”, él dijo.

Para más información, comuníquese con Dianne Brady, directora de la Oficina de Corresponsabilidad y Desarrollo diocesana, al (501) 664-0340.