Print 

Obispo Andrew J. McDonald

Quinto Obispo de la Diócesis de Little Rock

En Inglés

Andrew J. McDonald fortaleció los lazos ecuménicos con otras iglesias en Arkansas y supervisó las funciones cada vez mayores de los feligreses durante sus 28 años como el quinto obispo de la Diócesis de Little Rock. El gregario "hombre de Savannah" abogó y dirigió con gran entusiasmo labores entre sectas en nombre de caridades organizadas a medida que exhortó una renovación espiritual en las parroquias católicas por todo el estado.

Para muchos el Obispo McDonald es conocido por sus bromas y risa contagiosa. A nivel más personal, el escritor dotado e historiador se comunicaba regularmente con miembros de su rebaño sin olvidar nunca los aniversarios de eventos significativos, particularmente aquellos que marcaban la muerte de un miembro de la familia.

Fue el hijo número 11 de una devota familia irlandesa de 12 hijos. Después de su ordenación el 8 de mayo de 1948, el Padre McDonald sirvió como canciller y vicario general de la Diócesis de Savannah. También obtuvo un doctorado en derecho canónico de la Universidad Lateranense en Roma.

Antes de conocer su elección como Obispo de Little Rock en junio de 1972, el entonces Mons. McDonald había servido en una parroquia en las afueras de Savannah. Había visitado Arkansas dos veces, ambas veces para visitar a los seminaristas en el Seminario Misionero San Juan en Little Rock. El Obispo McDonald llegó a Little Rock el 6 de septiembre de 1972, el día después de su elevación ceremonial al episcopado en una catedral en Savannah.

Un descenso precipitado en vocaciones sacerdotales y a la vida religiosa probó ser un desafío constante para el nuevo Obispo. De acuerdo a las recomendaciones del Vaticano II, el Obispo McDonald instituyó un diaconado permanente para la diócesis en 1978. Tres años más tarde, 27 hombres fueron ordenados como diáconos para ayudar a los sobrecargados párrocos con sus deberes ministeriales.

Los movimientos de renovación prosperaron. Entre éstos se encuentra el Cursillo, uniendo al clero y a los laicos buscando la guía del Espíritu Santo; Encuentro Matrimonial, fortaleciendo el lazo matrimonial; Pre-Caná, un programa de la Iglesia para la preparación matrimonial y Retrouvaille, un ministerio para matrimonios con problemas. Una pareja de Little Rock, con la ayuda del clero de Arkansas, desarrolló un programa de estudio bíblico, Estudio Bíblico de Little Rock. Hoy este programa es mundial ofreciendo materiales y presentaciones en muchos idiomas.

Afuera de la iglesia, el Obispo McDonald trabajó con líderes de otras religiones para difundir y apoyar organizaciones que alimentaban y vestían a los necesitados, abrigaban a los indigentes y maltratados, y planteó la conciencia social. El mismo obispo quien invitó a la Madre Teresa de Calcuta a abrir un hogar para madres solteras en Little Rock en 1982 también ayudó a promover una Crusada Billy Graham en el Estadio War Memorial en 1989.

Una Oficina de Justicia y Paz diocesana tomó posturas liberales, algunas veces no populares, sobre asuntos sociales tales como el reclutamiento militar y el desarme nuclear. El obispo adoptó a lo que él llamó una actitud "relajada" sobre aquellos asuntos pero fue un proponente enérgico y contundente de la santidad de la vida. En 1990, se opuso a la primera ejecución del estado en más de 25 años. Durante su ministerio, el Obispo McDonald denunció la decisión de la Suprema Corte en 1973 de legalizar los abortos. Organizó una Oficina para el Respeto a la Vida en la diócesis y dirigió la Marcha que se lleva a cabo anualmente en enero a lo largo de la Avenida Capitol en Little Rock.

En 1998, el Obispo McDonald presentó su renuncia a la edad de 75 años como lo requiere el derecho de la Iglesia. Sin embargo, no fue reemplazado hasta que el Papa Juan Pablo II (ahora San Juan Pablo II) nombró al Padre James Peter Sartain (ahora Arzobispo Sartain de la Arquidiócesis de Seattle) como su reemplazo en el 2000. El Obispo Sartain fue instalado como el sexto obispo de Little Rock el 6 de marzo de 2000.

Después de jubilarse, el Obispo McDonald comenzó un nuevo ministerio como capellán para las Hermanitas de los Pobres y los residentes ancianos en el Hogar San José en Palatine, Illinois en el 2002. El Obispo McDonald permaneció en el hogar como un residente hasta que falleció a la edad de 90 el 1º de abril de 2014.