Print 

Campaña Católica de Arkansas a Compartir de 2018

Published: February 3, 2018

El Obispo Anthony B. Taylor grabó la siguiente homilía sobre la Campaña Católica de Arkansas a Compartir, la cual se escuchó en todas las Misas en Arkansas, el 3 y 4 de febrero, 2018.

Descargar MP3 en su dispositivo


Obispo Taylor

Hermanos y hermanas en Cristo. Este año celebro mi 10º aniversario como su obispo y mi corazón está lleno de agradecimiento por la gran bendición que ha sido para mí personalmente servirles en este cargo.

Me alegra la manera en que el Señor ha bendecido a nuestra Iglesia local durante este tiempo y lo mucho que hemos logrado juntos — mucho de lo cual se ha pagado mediante sus contribuciones generosas a CASA, nuestra Campaña Católica de Arkansas a Compartir anual. Todo esto es el fruto de su — y mi — compromiso con el Señor. Consideren estas grandes bendiciones:

1.) Durante estos 10 años, con nuestras próximas ocho ordenaciones esta primavera, habré ordenado 34 sacerdotes para servir en nuestra diócesis, además de tres Benedictinos, más de la mitad de todos los sacerdotes de la Diócesis de Little Rock en ministerio activo actualmente — ¡en sólo 10 años!

Durante estos 10 años, con nuestras próximas ocho ordenaciones esta primavera, habré ordenado 34 sacerdotes para servir en nuestra diócesis, además de tres Benedictinos, más de la mitad de todos los sacerdotes de la Diócesis de Little Rock en ministerio activo actualmente — ¡en sólo 10 años!

La edad promedio de nuestros sacerdotes en ministerio activo en el 2008 era alrededor de 65. Ahora ha disminuido a 50, y sus donaciones a CASA han ayudado a pagar por su educación. En el transcurso de los últimos 10 años, nuestra diócesis ha gastado $11 millones para preparar a nuestros seminaristas para la ordenación sacerdotal. Aproximadamente un millón de eso fue gracias a sus donaciones a CASA.

2.) Durante estos 10 años hemos construido o remodelado varios edificios para atender las necesidades de nuestra diócesis en general: nuestro edificio de Caridades Católicas, nuestra Casa de Formación para nuestros seminaristas, el Anexo de la Casa de Formación donde vivo ahora y donde se imparten clases, restauraciones a varios edificios en el Centro San Juan, y este año la remodelación completa de nuestro centro de retiros en el Edificio Fletcher — el cual se utiliza 48 fines de semana al año para la formación Diaconal, retiros de Búsqueda, educación religiosa para adultos, Encuentro Matrimonial; la lista no termina.

Una vez remodelado el Edificio Fletcher, el costo total de todos estos proyectos habrá sido de seis millones de dólares. Y muy importante para mí es que todo esto ha sido financiado sin necesidad de una campaña diocesana para generar capital, sino más bien a través de sus donaciones a CASA a lo largo de estos 10 años. Con distribuciones de tan sólo una o dos campañas más de CASA, el último de estos proyectos, el Edificio Fletcher, será pagado completamente.

3.) Pero la mayoría de sus donaciones a CASA son destinadas para financiar las oficinas diocesanas y los programas patrocinados por estas oficinas para construir el Reino de Dios aquí en Arkansas. Y aquí quisiera tomar un momento para agradecer al personal de nuestras oficinas diocesanas. Ellos se entregan tan generosamente en el servicio a la Iglesia en Arkansas y son excelentes administradores de los fondos que reciben de CASA.

Ustedes pueden encontrar más información sobre todos los ministerios financiados por CASA en la publicación más reciente de Arkansas Catholic, nuestro galardonado periódico diocesano. Si ustedes aún no están suscritos, por favor inscríbanse. Los sobres para suscribirse se encuentran junto con la tarjeta de promesa de CASA que completarán durante esta Misa.

Así que una vez más, me dirijo a ustedes pidiéndoles que sean generosos. En nuestra diócesis pedimos que den 1 por ciento de su ingreso bruto a CASA. Por ejemplo, si ustedes ganan $50,000 por año, comprométanse a dar $50 por mes por los próximos 10 meses y eso será 1 por ciento de su ingreso.

Gracias por su generosidad en el pasado y gracias de antemano por una respuesta aún más generosa este año.

El otoño pasado presencié la beatificación del Beato Stanley Rother, el primer mártir estadounidense. Si ustedes no saben quién es, los animo a que aprendan sobre él en el Internet y en otros lugares. Todos aquellos que aprenden sobre él se sienten muy edificados por su gran don de entrega total al Señor y al pueblo que le fue confiado a su cuidado en circunstancias apremiantes donde se encontró en medio de la guerra civil en Guatemala.

Él nos inspira a entregarnos más plenamente al Señor en las circunstancias particulares en que nos encontramos, y sus donaciones a CASA son parte de su don de entrega al Señor. El Señor nos pide que nos entreguemos completamente a Él, así que dar 1 por ciento de nuestro dinero a CASA debería ser algo que prácticamente todos nosotros podemos hacer.

¡Muchas gracias por su generosidad!