2022 — Teología II

Nathan Ashburn, Catedral de San Andrés, Little Rock

Atiende el Seminario de la Asunción en San Antonio, Texas

Mi camino comenzó poco después de mis seis años y medio en el ejército. Mientras estaba en el ejército, era un católico no practicante. Cuando dejé el ejército, comencé la universidad y comencé a trabajar. Mis padres no tardaron mucho en darse cuenta de que padecía algunos síntomas de TEPT (trastorno de estrés postraumático). Mi padre me pidió que buscara ayuda profesional, pero lo ignoré. Decidí ocuparme de las cosas por mi cuenta.

Los síntomas que me estaban atormentando no mejoraron; solo empeoraron. Finalmente, decidí escuchar a mi padre y concerté una reunión con el Mons. Scott Friend solo como consejero. El Mons. Friend me ayudó a aclarar algunos problemas que tenía con el Señor en ese momento. Después de mi primer encuentro con el Mons. Friend, comencé a practicar mi fe una vez más. En este momento de mi vida, estaba tratando de averiguar qué quería hacer con mi vida. ¿Qué tipo de carrera quiero?

Pensé en esto por varios meses, pero no llegué a una conclusión, excepto el querer ser un chef como mi abuelo. Decidí pedirle al Señor por un cambio. Le pregunté: "Señor, ¿qué quieres que haga con mi vida?" Le hice esta pregunta todos los días durante dos semanas mientras me preparaba para el trabajo. Pasó una semana y sentí que el Señor estaba dando pistas, pero no las estaba recibiendo. Luego le pregunté al Señor: "¿Puedes decirme, Señor, qué quieres que haga porque no soy bueno para captar pistas".

Luego pasó otra semana y salí con mi amigo JB. Mientras discutíamos sobre la vida, en general, escuché un llamado del alma donde Dios habita en todos nosotros, diciendo: "Nathan, quiero que seas mi sacerdote". Después de escuchar este llamado de Dios, sentí que era algo que necesitaba probar. Al día siguiente llamé a Mons. Friend, para ver si era posible solicitar ingresar al seminario.

Han pasado cinco años y estoy empezando mi segundo año de teología en el Seminario de la Asunción en San Antonio, Texas. He disfrutado mi camino hacia el sacerdocio. He descubierto que no me gustaría tener otra vocación que no sea la que tengo ahora. Tengo un gran amor por el Señor, la Iglesia y el pueblo de Dios. Puede que ya no sea un soldado para mi país, pero soy un soldado para Dios y un servidor del pueblo de Dios.

Si desea comunicarse con Nathan Ashburn, por favor envíe un correo electrónico a Miriam Gallaher en la Oficina de Vocaciones o llámela al (501) 664-0340. Este artículo fue publicado el 17 de septiembre de 2019. Derechos de autor Diócesis de Little Rock. Todos los derechos son reservados. Este artículo podrá ser copiado o redistribuido con reconocimiento y permiso del editor.