Filosofía II

Elijah Bailey, Iglesia de San José, Conway

Atiende la Casa de Formación en Little Rock

He oído que Dios trabaja de maneras grandes y misteriosas, pero nunca pensé que él trabajaría tan explícitamente de esta manera para mí. Crecí como católico practicante y estaba bastante involucrado con mi parroquia de San José en Conway. Por mucho que interactúe con los sacerdotes, nunca consideré que algún día sentiría el llamado al sacerdocio.

Ingresé a la Academia Militar de los Estados Unidos (West Point) después de graduarme de la escuela secundaria en 2020. Sabía que la confianza en Dios sería importante para cualquier esperanza de éxito en una escuela tan rigurosa, así que realmente comencé a profundizar mi vida de oración, especialmente pidiendo la ayuda de la Santísima Madre.

Encontré una comunidad católica muy fuerte durante mi primer entrenamiento de verano (conocido como BEAST - BESTIA, por sus siglas en inglés) e interactué con ellos tan a menudo como pude.

Cuando entré en el año escolar, me uní al grupo de Caballeros de Colón asociado con nuestra parroquia en el puesto (Santísima Trinidad), así como empecé a asistir a un pequeño grupo de estudio Bíblico dirigido por un caballero de los misioneros FOCUS. Aunque era muy reservado, el solo hecho de estar con otros hombres que compartían la fe y estaban tan dedicados a vivir una vida católica realmente me inspiró a profundizar aún más.

Hablaba con mi pastor, el Padre Matthew Pawlikowski (COL., Ret.) sobre la fe y trataba de aprovechar la gran cantidad de conocimiento que él tenía. Muy pronto en esas discusiones, me dijo que quería hablarme sobre el sacerdocio. Sin embargo, yo no estaba lista para eso, así que en cambio comencé a pedirle a Dios que me mostrara qué vocación quería para mi.

Durante la primera semana de mi segundo año, el jefe del departamento médico de West Point se me acercó y me informó que estaba siendo considerado para la separación médica de la academia, y que no había mucho que pudiera hacer. Cuando regresé a mi habitación esa noche, estaba tan conmocionado por esta noticia que comencé a clamar a Dios.

Recuerdo que mis oraciones eran como si le estuviera gritando a Dios. Entre todas las cosas que pedí, la pregunta más importante fue "¿Qué haré si vuelvo a casa? ¡Este (el Ejército) era mi plan para los próximos 10 años por lo menos!"

Y Dios respondió. En algo que solo puedo describir como un pensamiento que no era mío, escuché "¿Por qué no convertirte en sacerdote?" Esto me tomó por sorpresa, y mi mente estuvo en silencio durante un largo momento. Luego descarté la noción, alegando que el estrés había causado una respuesta tan salvaje, por lo que comencé a lanzar objeciones a esta idea.

Sin embargo, para mi consternación, cada objeción fue cumplida y refutada tan absolutamente que no pude ignorarla. Finalmente me cansé de que me dijeran lo que no quería (en ese momento) escuchar, y decidí que era simplemente el estrés y la falta de sueño lo que causó este encuentro loco. Estaba a punto de darme cuenta de lo equivocado que estaba.

Durante las siguientes semanas, fui acosado por coincidencias tan perfectas que ya no podía ignorarlo. Videos de YouTube sobre el sacerdocio, reflexiones diarias sobre las llamadas al sacerdocio, cartas de casa diciéndome que debería considerar el sacerdocio, nunca terminó.

Finalmente decidí que podría haber algo en todo esto, así que me acerqué al Padre Jeff Hebert (a quien había conocido de San José) para hablar sobre el potencial de que esto fuera un llamado a la vocación. Él fue muy útil en el proceso de discernimiento y se reunió conmigo cada dos semanas para ver cómo me sentía acerca del sacerdocio como una vocación, y si ese llamado sería como un sacerdote diocesano o capellán militar.

Finalmente, en diciembre decidí dejar la academia por mi propia voluntad para seguir el seminario aquí en Arkansas. En mi limitada exposición con los otros seminaristas hasta ahora, estoy seguro de que aquí es donde se supone que debo estar.

Mientras me siento increíblemente inmerecido de esta llamada, doy gracias a Dios todos los días por su influencia en mi vida hasta ahora, y oro para que él continúe guiando mis pasos hasta que alcance su reino.

Si desea comunicarse con Elijah Bailey, por favor envíe un correo electrónico a Georgina Pena en la Oficina de Vocaciones o llámela al (501) 664-0340. Este artículo fue publicado el 11 de agosto de 2022. Derechos de autor Diócesis de Little Rock. Todos los derechos son reservados. Este artículo podrá ser copiado o redistribuido con reconocimiento y permiso del editor.