Print 

Acompáñanos a celebrar la semana santa

Published: April 7, 2017

In English

Ver Horario de Misas de Semana Santa

Haga clic en el enlace de arriba para encontrar el horario de los eventos de Semana Santa en las parroquias católicas en la Diócesis de Little Rock. Se hace todo lo posible para asegurar su exactitud. Consulte con la parroquia directamente en caso de que haya cambios de último minuto. Si no aparece en esta lista, por favor comuníquese a su parroquia.

Triduo Pascual

La Cuaresma concluye con la celebración del Triduo Pascual, la cima del año litúrgico. Toma lugar desde la tarde del Jueves Santo hasta la tarde del Domingo de Pascua. Aun cuando cronológicamente son tres días, el triduo es litúrgicamente “un día donde se desarrolla la unidad del Ministerio Pascual de Cristo”. El Obispo Anthony B. Taylor celebrará el triduo en la Catedral de San Andrés en Little Rock. El horario es el siguiente: Misa de la Cena del Señor el Jueves Santo, 13 de abril a las 6 p.m.; Viernes Santo de la Pasión del Señor, 14 de abril a las 12:05 p.m.; y la Misa de la Vigilia Pascual (Sábado de Gloria), 15 de abril a las 8 p.m. Las Misas del Domingo de Pascua serán celebradas el 16 de abril a las 8:30 a.m. y 12:05 p.m. Para aprender sobre el significado y el simbolismo de estas celebraciones especiales, vea los artículos a continuación, comenzando con el Domingo de Ramos.


Domingo de Ramos

"La gente, muy numerosa, extendía sus mantos por el camino; algunos cortaban ramas de los árboles y las tendían a su paso. Los que iban delante de él y los que lo seguían gritaban: '¡Hosanna! ¡Viva el Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en el cielo!' Al entrar Jesús en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió. Unos decían: '¿Quién es éste?' Y la gente respondía: 'Éste es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea.'" — Mt 21, 8-9

El Obispo Taylor celebró la Misa del Domingo de Ramos en la Catedral a las 12:05 p.m. el domingo, 9 de abril. En el Domingo de Ramos, también conocido como el Domingo de la Pasión, los católicos recrean los eventos de la entrada triunfante de Jesús a Jerusalén para marcar el comienzo de la Semana Santa, la cual conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús, quien triunfó sobre la muerte e hizo posible nuestra salvación.

La palma bendita que todos reciben en esta Misa es un sacramental que pueden llevar a su casa.  Tradicionalmente los católicos mantienen sus palmas cerca o detrás de un crucifijo, sobre un altar de oración o con su Biblia.

Mantener la palma sirve como un recordatorio para recordar la Pasión de Jesús y seguir sus pasos cargando las cruces en nuestras propias vidas.  Se pide a los católicos que regresen sus palmas al año siguiente para que sean quemadas y así poder utilizar las cenizas el Miércoles de Ceniza para iniciar la Cuaresma de nuevo.

Volver Arriba


Misa Crismal

El obispo celebró la Misa Crismal en la Catedral el lunes, 10 de abril a las 5:30 p.m. Los sacerdotes que sirven en la diócesis concelebrarán la Misa, durante la cual renovarán también su compromiso al servicio sacerdotal. 

Los óleos que se usarán en todo el estado durante el año serán presentados para la bendición del obispo. Estos incluyen: el óleo de los enfermos, usado para ungir a los enfermos; el óleo de los catecúmenos, usado durante el bautismo; y el santo crisma, el cual es el óleo principal para la unción.

La palabra “crisma” significa “óleo sagrado”. Se utiliza en los sacramentos de iniciación y del orden sagrado al igual que en obras especiales de dedicación, tal como la consagración de un nuevo altar y la bendición de campanas de una iglesia después de ser instaladas.

“Por siglos, el santo crisma ha sido un símbolo de la gracia y generosidad rebosantes de Dios. Es un recordatorio multisensorial de la bondad de la creación, y del pueblo y de los objetos que son apartados de la creación para servir un propósito sagrado”.

Como todos los óleos sagrados, el santo crisma típicamente proviene del aceite de oliva. Pero a diferencia de otros óleos sacramentales, el crisma es perfumado, usualmente con el óleo esencial del bálsamo, dándole una fragancia de madera, como de pino. Para aprender más, vea Símbolos y Significado de la Misa Crismal (en Inglés).

Volver Arriba


Jueves Santo

El Jueves Santo celebramos la Misa de la Cena del Señor, durante la cual marcamos la institución de la Eucaristía y el lavatorio de los pies. Ambos fueron mandatos de Jesús. “En verdad les digo que si no comen de la carne del Hijo del Hombre y no beben su sangre, no tienen vida en ustedes” (Juan 6, 53). 

Y “pues si yo, siendo el Señor y el Maestro, les he lavado los pies también ustedes deben lavarse los pies unos a otros. Yo les he dado el ejemplo, y ustedes deben hacer como he hecho yo” (Juan 13, 14-15).

El Jueves Santo (en inglés Jueves Maundy), el título tradicional, refleja la necesidad de servir. La palabra “Maundy” proviene de la palabra en latín “mandatum novum” (“un mandamiento nuevo”), el cual está basado en Juan 13, 34: “Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros.  Ustedes debe amarse unos a otros como yo lo he amado”.

Debido a que la Misa no se celebra en Viernes Santo, se reservan Hostias consagradas extra después de la Comunión para el servicio del Viernes Santo. Estas Hostias son llevadas en una procesión solemne para reservarlas en el tabernáculo.

Durante la procesión, se canta el Tantum Ergo Sacramentum u otro canto Eucarístico. Recordando la petición que Jesus hizo a sus discípulos de permanecer despiertos y orar en Getsemaní antes de su arresto (Lucas 22, 39-46), se invita a los feligreses a permanecer y orar ante el Santísimo Sacramento. La Misa concluye en silencio mientras se quita el mantel del altar en preparación para el Viernes Santo.

La Colecta de Jueves Santo para Seminaristas Diocesanos se tomará en todas las parroquias en Arkansas. Busque el sobre en su parroquia o haga una donación en línea.

Volver Arriba


Viernes Santo

El Viernes Santo de la Pasión del Señor, ayunamos, nos abstenemos y revivimos el sufrimiento y la muerte de Jesus para que nunca olvidemos el amor incondicional de Dios y su deseo de salvarnos. “Tanto amó Dios al mundo que le dio a Su Hijo Único, para que quien cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3, 16). 

Éste es el único día del año que no celebramos la Misa. Este servicio sombrío incluye la Liturgia de la Palabra, intercesiones generales, veneración de la cruz y recepción de la Eucaristía.

A medida que participamos en la pasión y muerte de Cristo, la segunda lectura de hoy ofrece una reflexión intensa: “durante su vida mortal, ofreció oraciones y súplicas, con fuertes voces y lágrimas, a aquel que podía librarlo de la muerte, y fue escuchado por su piedad. A pesar de que era el Hijo, aprendió a obedecer padeciendo, y llegado a su perfección, se convirtió en la causa de la salvación eterna para todos los que lo obedecen” (Hebreos 5, 7-9).

Muchas parroquias ofrecen el Vía Crucis el Viernes Santo. Algunas ofrecen una representación viviente de la pasión y muerte de Jesús. Visite el sitio Web de Arkansas Catholic para encontrar un horario de estos eventos (en Inglés). Si no pudiese asistir en persona, puede participar en esta devoción en línea.

Ofrecemos el Vía Crucis: Estaciones y Meditaciones de Arkansas, el cual ofrece reflexiones de católicos en Arkansas. Están acompañadas por imágenes de las estaciones tanto del interior como del exterior de las iglesias y monasterios en el estado. También puede reflexionar sobre el “Stabat Mater” (“Estaba la Madre”), un himno católico que data del siglo XIII acerca del dolor de María al pie de la Cruz de su Hijo.

Además de las disciplinas tradicionales del ayuno y la abstinencia, la diócesis invita a los católicos en Arkansas a ayunar de redes sociales en Viernes Santo y ofrecer el sacrificio por los marginados y olvidados, basando nuestra reflexión en la parábola de Jesús sobre el Juicio Final en Mateo 25, 31-46. Y el Santo Padre está pidiendo a los católicos en todo el mundo a que contribuyan a la Colecta Pontificia de Viernes Santo. Estas donaciones ayudan a preservar los santuarios santos para los peregrinos y a apoyar las obras pastorales, caritativas, educativas y sociales de los cristianos en la Tierra Santa.

Volver Arriba


Sábado de Gloria

El Sábado de Gloria nos reunimos para la culminación del Triduo Pascual. “En esta noche santa, la Iglesia vela en oración, celebrando la resurrección de Cristo en los sacramentos y esperando su regreso glorioso. Es el punto de inflexión del triduo, la Pascua de la nueva alianza, la cual marca el paso de la muerte a la vida de Cristo”.

Conocida como la “madre de todas las vigilias” la Misa de la Vigilia Pascual se realiza después de la puesta del sol y antes del amanecer, por tanto comenzando y terminando en oscuridad.  Los temas bíblicos acerca del poder de la luz sobre las tinieblas y del poder de la vida sobre la muerte se pueden apreciar a lo largo de toda la Misa, la cual consiste de cuatro partes principales: el Servicio de la Luz, la Liturgia de la Palabra, la Liturgia del Bautismo y la Liturgia de la Eucaristía.

Adultos se unirán a la Iglesia católica recibiendo los sacramentos del bautismo, confirmación y Eucaristía en las parroquias en todo el mundo esta noche. Sé testigo del milagro de la nueva vida en cristo asistiendo a la Misa de la Vigilia Pascual en tu área. La lista de todos aquellos que ingresarán a la Iglesia puede encontrarse en la publicación del 15 de abril del periódico Arkansas Catholic.

Volver Arriba


Domingo de Pascua

“Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; desde ahora la muerte no tiene poder sobre él. Así pues, si hay una muerte para el pecado que es para siempre, también hay un vivir que es vivir para Dios. Así también ustedes deben considerarse a sí mismo muertos para el pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús” — Romanos 6, 9-11

El Domingo de Pascua es el mayor de todos los domingos, y el Tiempo Pascual es el más importante de todos los tiempos litúrgicos. La Pascua es la celebración de la resurrección del Señor de entre los muertos. Toda la fe fluye desde la fe en la resurrección.

La palabra “Pascua” proviene del inglés antiguo, que significa el “paso” a través de la muerte hacia la resurrección, es un símbolo para los cristianos de la resurrección de Cristo, quien es la verdadera Luz del mundo. El Cirio Pascual es un símbolo clave de esta luz divina, que es Cristo. Se mantiene cerca del ambón a lo largo del tiempo Pascual y se enciende en todas las celebraciones litúrgicas.

“La Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz: Cristo ha resucitado de los muertos, con su muerte ha vencido a la muerte. Y a los muertos ha dado la vida” (Catecismo de la Iglesia Católica, núm. 638-639).

“La Resurrección constituye ante todo la confirmación de todo lo que Cristo hizo y enseñó. Todas las verdades, incluso las más inaccesibles al espíritu humano, encuentran su justificación si Cristo, al resucitar, ha dado la prueba definitiva de su autoridad divina según lo había prometido” (núm. 651).

Volver Arriba